Más que suficiente.

el blog de Lassinvergüenzas

Más que suficiente.

10 de junio de 2021 Cuentos cortos 2
Andrea Pinzón

En el bosque había un árbol viejo y arrugado con una familia de ardillas, que subían, bajaban, brincaban y comían a su antojo.

Un día llegó un hombre con un hacha afilada y el sueño de ser el carpintero del pueblo. Miró al árbol viejo y arrugado de abajo a arriba y pensó «con esto es más que suficiente».

El hombre golpeó la piel del árbol con su hacha y con el temblor la familia de ardillas supo que algo no estaba bien. Bajaron para ver de cerca al aspirante a carpintero y se dieron cuenta que el problema era más grande de lo que parecía.

Entonces subieron y bajaron, saltaron y mordieron para que aquel gigante se detuviera, pero lo único que consiguieron fue que cortara el árbol más rápido y con más furia. 

El árbol cayó y las ardillas se quedaron sin casa y fueron a buscar un nuevo hogar. 

Así pasaron los años y el carpintero se volvió famoso en el pueblo, todos le pedían algo nuevo para sus casas, para los cumpleaños o fiestas. De esta manera el bosque perdió uno a uno sus árboles y las ardillas con los otros animales del bosque huyeron de un lugar a otro hasta que ya no hubo árbol donde refugiarse sino las piedras frías y los animales desconsolados se quedaron a morir dónde había sido su hogar. 

El carpintero tuvo una hija, pero no había madera para hacer su cuna, ni para calentar la comida, ni comida para llenar los platos y las pocas aguas que quedaban se podrían llenas de zancudos.

Entonces se dio cuenta el carpintero de que iba a morir con su familia como el bosque que había talado. Empacó sus cosas, y caminaron hasta el bosque más cercano y allí se asentaron. El carpintero siguió cortando y tallando árboles pero su hija aprendió a recoger semillas y  sembrarlas. 

Viejo y arrugado, en su lecho de muerte, el carpintero toma su hacha y la entrega en las manos de su hija, ella pone el hacha en el suelo, y en la mano de su padre pone una semilla y le susurra «con esto es más que suficiente». 

Andrea Pinzón

Share this...
Share on Facebook
Facebook

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll UpScroll Up